Un curso que se acabó pero que ha dejado huella….YO PUEDO

Y pasito a pasito hemos seguido avanzando y llegamos al final del curso 2019/2020 del Proyecto “YO quiero ser independiente y PUEDO”.  Un proyecto que se reanudará en breve, en el mes de septiembre que ya se avecina.

Sin duda, un curso diferente, en el que hemos tenido que readaptar la metodología de nuestras sesiones con los/as jóvenes, a las circunstancias actuales derivadas de la crisis sanitaria del COVID-19, pero siempre teniendo claro  los objetivos a conseguir: fomentar la adquisición de habilidades para el conocimiento de sí mismo/a y de los/as demás; proporcionar conocimientos que permitan desarrollar una experiencia de interacción con el mundo físico y social más próximo; potenciar las habilidades sociales e instrumentales relacionadas con el manejo del dinero y la gestión del tiempo, para promover la autonomía y el desenvolvimiento independiente de los/as participantes.

Para ello, en el proyecto “YO quiero ser independiente y PUEDO” se ejecutan de forma complementaria e interrelacionada cinco sub-proyectos o acciones formativas, encaminadas a dotar al colectivo de jóvenes con DCI de aquellas herramientas y competencias necesarias para el desenvolvimiento autónomo en el entorno comunitario: Desarrollo Personal; Manejo y Gestión del Dinero y el Tiempo; Autonomía; Lectoescritura y A.I.V.D (Actividades instrumentales de la vida diaria). 

Los primeros meses del curso, se fueron desarrollando según el ritmo habitual al que estamos acostumbrados/as el equipo educativo, los/as jóvenes y las familias, con sesiones presenciales en el aula, además de las correspondientes salidas al entorno comunitario. Pero el día 12 de marzo se comunicó la suspensión de las clases y cambió todo; se marcó un punto de inflexión en nuestro hacer profesional y en la forma en la que se ejecutarían los aprendizajes.

Al principio, teníamos mucha incertidumbre por no saber lo que pasaría desde ese momento en adelante, surgieron interrogantes tanto por parte de los/as jóvenes como por parte del equipo educativo y por supuesto de sus familias. Pero, como nuestro principal objetivo es avanzar en el día a día, cuando se planteo retomar las clases desde casa, vimos una gran oportunidad para seguir fomentando el desarrollo de competencias, que permitan un mayor desenvolvimiento en el entorno comunitario de los/as jóvenes, aumentando la autonomía y la independencia de los/as mismos/as, con la única diferencia, de que iba a cambiar nuestro entorno, siendo ahora nuestras casas. Esta situación conllevó un trabajo paralelo de adaptar y reinventar contenidos, al fin y al cabo, trasladar nuestras sesiones presenciales a cada una de las pantallas de los ordenadores, Tablets o móviles de cada joven.

Pero todo este nuevo proceso no hubiera sido posible sin la colaboración de las familias, las cuales, también tuvieron que adaptarse a la nueva circunstancias, ofreciendo el apoyo presencial que el equipo educativo no podía dar, es decir, convertirse durante 45 minutos en nuestros “ojos y manos”, apoyando a su hijo/a cuando fuera necesario. Sin embargo, con el paso de los días, vimos la evolución en cuanto a la mayor autonomía de los jóvenes, por la que tanto trabajamos, y cada uno/a fue adquiriendo nuevas rutina, siendo cada vez más independiente durante las sesiones, respondiendo muy positivamente a las actividades propuestas.

Con lo cual, el COVID-19 nunca frenó nuestras ganas de seguir avanzando, sino al contrario, nos recargó de más energía e ilusión para llegar un año más a la meta y ver como los/as jóvenes de ASINLADI dan pasos hacia delante en sus vidas. Con esfuerzo, consiguen una mayor formación y autonomía, mejoran su bienestar personal y social y por tanto, avanzan hacia una mayor independencia.

Esta nueva aventura, nos ha hecho crecer y ver lo que somos capaces de hacer cuando se nos presentan dificultades en nuestras vidas y cómo a veces, lo que parece difícil, se convierte en una nueva oportunidad para mejorar como personas.

En definitiva, nuestra valoración  del Proyecto “YO quiero ser independiente y PUEDO” en este curso 2019/2020 es muy positiva y aunque en marzo nuestros esquemas cambiaron por completo, hemos aprendido a responder, profesionalmente hablando, de una manera diferente, pero a la vez muy enriquecedora y valorando medios de enseñanza-aprendizaje que, probablemente, si no se llega a dar esta situación, no hubiéramos utilizado y que sin embargo, han sido todo un descubrimiento al que seguiremos sacando provecho y readaptándonos de cara a la situación que nos depare en el próximo curso 2020/2021.

Seguiremos avanzando en la consecución de los objetivos. A pesar de la incertidumbre del momento y todas las incógnitas e interrogantes que están sobre la mesa, afrontaremos los nuevos retos con toda la ilusión, entrega y dedicación de la que ya sabemos y hemos reforzado durante todo este tiempo. Todos/as deseando volver a las rutinas, al reencuentro con compañeros/as y amigos/as, con educadoras/es y resto del equipo de profesionales. Ojalá que todo pueda llevarse a cabo según lo tenemos previsto ¡¡Ojala!!

  • Proyecto cofinanciado por el Cabildo de Tenerife, a través del IASS.  ASINLADI  forma parte del Anillo Insular de Politicas sociales. 
  • Con la colaboración de: Fundación La Caja de Canarias y Bankia.