¿Quién nos iba a decir que nos íbamos a encontrar en esta situación?. Desde el momento que se decretó el estado de alarma por el COVID 19, tuvimos que plantear desde el Proyecto “Yo quiero trabajar como tú y Puedo”, un cambio en los métodos y técnicas utilizadas para impartir unos contenidos referentes al ámbito laboral, donde perseguimos la inserción sociolaboral de todos los/as jóvenes y donde, después de mucho tiempo, también teníamos la posibilidad de que los/as mismos/as realizaran prácticas en diferentes empresas.

Con el inicio de las sesiones online, nos tuvimos que plantear una nueva metodología donde el contacto a través de una pantalla podía afectar a la comprensión y a la atención de unos contenidos que no son llamativos ni divertidos, pero son los reales, los que nos vamos a encontrar en un contexto laboral.

No disponemos de recursos interactivos para trabajar un contrato, una nómina o cómo debemos comportarnos en una empresa, por lo que tenemos que ponernos en el lugar de los jóvenes para introducir estrategias creativas,  adaptando materiales, creando dinamismo y fomentando la curiosidad para seguir preparándonos.

Una vez iniciadas las sesiones seguimos adaptando según el ritmo de cada chico y chica, trabajando no sólo los contenidos, sino escuchando parte de sus preocupaciones, miedos, incertidumbres e intentando dar los ánimos suficientes para demostrarles lo bien que lo están haciendo y hacerles ver el recorrido llevado. Esto nos lleva a reflexionar sobre lo satisfactoria que está siendo la experiencia, recibiendo por parte de los/as jóvenes un entusiasmo por seguir avanzando y un apoyo por parte de las familias para poder seguir “conectados” y continuar el camino de la inserción.

Quedan pendientes las prácticas en las diferentes empresas, pero no nos vamos a rendir ni abrumar por esta situación, ya que tenemos la esperanza de poder retomar los contactos para que los chicos y las chicas no pierdan esta oportunidad de poner en práctica todo lo aprendido, tener esa posibilidad y demostrar de todo lo que son capaces.

Si que es verdad que tenemos que buscar la forma para que, en una supuesta situación similar o simplemente para poder afrontar imprevistos que no permitan la formación presencial, la brecha digital no lo sea tanto y los recursos tecnológicos lleguen con la calidad necesaria a todos/as los alumnos/as, vivan donde vivan y tengan la situación económica que tengan. Porque todos/as merecen no sufrir la doble o triple discriminación a la que se tienen que enfrentar cada día. Necesitamos conseguir entre todos/as la plena inclusión de las personas con Diferentes Capacidades Intelectuales.

  • Ayuntamiento de La Laguna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *