El objetivo de estos talleres está centrado en mejorar la autonomía de los participantes en actividades relacionadas con el manejo del dinero, la gestión del tiempo y las competencias matemáticas para su mejorar su desenvolvimiento en la vida diaria. Esto lo hacemos mediante ejercicios prácticos: resolución de problemas, creación de presupuestos, estimar intervalos de tiempo, reconocer la hora, identificar el dinero y hacer operaciones matemáticas básicas. Todo ello se desarrolla a partir de los objetivos individuales de cada participante, acordados previamente con la familia y con el/la alumno/a. Participan en el mismo, de forma continuada, unos 24 jóvenes.

El manejo del dinero es necesario para el correcto desenvolvimiento en la sociedad, por lo que los/as chicos/as utilizan monedas y billetes, tanto reales como ficticios, para realizar composiciones de cantidades, pagos ficticios y cálculo de devoluciones simulando así, procesos cotidianos. Además, a través de la creación de presupuestos ponemos en práctica la planificación necesaria para realizar compras en todo tipo de establecimientos (supermercado, mercado, tienda de ropa, decoración…). Siempre que se tiene la oportunidad, aprovechando la realización de diversas actividades en el entorno comunitario, ponemos en práctica de forma real los aprendizajes.

También se trabaja la necesidad de gestionar y manejar adecuadamente el tiempo mediante ejercicios con la hora digital y analógica así como con ejemplos reales donde los/as chicos/as deben estimar tiempos y distancias. Además, se incide en el correcto uso del calendario y agenda personal para que mejoren sus aproximaciones temporales.

Por último, de manera transversal, se trabajan los contenidos matemáticos básicos ya que de manera directa o indirecta están presentes en todos los ejercicios realizados. Estas competencias matemáticas se trabajan a través de problemas y ejemplos prácticos, mejorando las operaciones de suma, resta, multiplicación y división, principalmente.

Todo ello, como se ha comentado anteriormente, se trabaja en base a los objetivos individuales de cada joven de manera que la actividad se convierte en un proceso más personalizado

A través de los objetivos individualizados y la creación de grupos de trabajo los/as participantes se muestran motivados/as y esto favorece un aprendizaje significativo y experiencial para el correcto desenvolvimiento en la sociedad. De esta forma, se responde a todos los chicos/as por igual en todas aquellas situaciones en las que presentan menos conocimientos y necesitan mayor apoyo.

Durante los próximos meses seguiremos trabajando en torno a sus necesidades para que siempre se fomente el desarrollo adecuado de la autonomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *