Durante los meses comprendidos entre enero y junio de 2019 ha transcurrido el primer semestre del  Proyecto BÁSICO “YO quiero ser independiente y PUEDO”, destinado a jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y 37 años.  Este proyecto está enfocado al desarrollo de las habilidades necesarias para el desenvolvimiento de los/as chicos/as en el entorno comunitario, favoreciendo así su independencia y facilitando la inclusión social. Ofrece estrategias para mejorar sus competencias personales de forma que las/los jóvenes puedan desenvolverse en las situaciones cotidianas y comunicarse de forma más efectiva, enriqueciendo sus habilidades  para generar experiencias vivenciales satisfactorias.

Dentro del  Proyecto “YO quiero ser independiente y PUEDO” se llevan a cabo tres Sub-proyectos: Desarrollo Personal; Manejo y gestión del dinero y el tiempo y Autonomía en el entorno comunitario.

La metodología utilizada se basa en la Planificación Centrada en la Persona (PCP), ya que cada participante es único/a y precisa  respuesta a unas  necesidades específicas y apoyo adaptado a sus destrezas. El carácter práctico en todas las actividades desarrolladas es necesario para aprender o mejorar las habilidades trabajadas y emplearlas así en el día a día, tanto a nivel individual como en el trabajo grupal.

En la finalización de ese primer semestre, los/as participantes se han mostrado satisfechos e involucrados en cada uno de los objetivos planteados a lo largo del periodo transcurrido. A grandes rasgos, se han visto mejoras en la identificación de las emociones y el control de las mismas. Además, se puede observar una mejora en las habilidades personales, donde entra el autoconcepto y la autoestima, ya que los/as participantes identifican sus capacidades desde un enfoque positivo, siendo necesario para tener una autoestima adecuada. En cuanto a las habilidades sociales, se han trabajado distintas situaciones a través del rol playing, en la que los/as chicos/as han puesto en práctica la comunicación asertiva, las normas de cortesía y los componentes paralingüísticos. Todo esto se ha visto reforzado por la utilización de las herramientas necesarias para la cooperación y el trabajo en equipo.

Por otro lado, se ha podido observar una mayor confianza a la hora de manejar el dinero y realizar compras, observándose mejoras en el ajuste a un presupuesto  y en el cálculo de las devoluciones. Igualmente, se han trabajado las unidades de peso y volumen para conocer la diferencia existente entre varios productos. A grandes rasgos, los/as jóvenes han mejorado en la identificación de la hora digital y la analógica.

Por último, y no menos importante, el desenvolvimiento en la sociedad a través del transporte público o la seguridad vial se ha visto reflejado en las sesiones realizadas en el entorno comunitario. Los/as chicos/as han llegado a validar la tarjeta TEN+ sin apoyo, además de demostrar un correcto comportamiento, tanto en la guagua como en el tranvía. Hemos llegado a identificar la información extraíble de los paneles informativos y los mapas de transporte, aunque deberemos seguir reforzando en alguno/a de los/as participantes durante el siguiente semestre. En cuanto a la obtención del ticket/bono de transporte a través de las máquinas expendedoras, muchos/as de los/as jóvenes han mejorado en el manejo del dispositivo.

A partir de aquí, y después de tanto trabajo y esfuerzo, toca afrontar el inicio del verano con actividades más lúdicas y donde, en ambientes más informales y propios de esta época del año, se comparta y ponga en práctica todas aquellas habilidades y destrezas trabajadas durante todo este primer semestre, en compañía de compañeros/as  y amigos/as. Para ello hemos organizado durante el mes de julio diferentes actividades, todas ellas a propuesta de los chicos y chicas y recogidas en su inmensa mayoría en nuestro Plan Anual de Actividades.

Ya en el mes de agosto, como bien merecido lo tienen, seguirán los aprendizajes. Ahora toca disfrutar de los ambientes y entornos familiares, compartir experiencias en distintos lugares, reencontrarse con amigos y conocidos, irse de vacaciones…..y descansar. A buen seguro todas esas experiencias sumarán en la “mochila de su autonomía y vida independiente” y volverán en el mes de septiembre con las pilas bien recargadas, bien motivados  y dispuestos a seguir mejorando y avanzando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *