Desde el 12 al 22 de noviembre de 2018 se impartió la formación “Habilidades Sociales y Personales” en la que participaron 12 jóvenes. El objetivo de este taller fue Conocer y poner en práctica las habilidades necesarias para desenvolverse con éxito en el ambiente laboral.

Se han incluido actividades que mejoran el desarrollo de las habilidades personales para  contribuir  y facilitar  la  empleabilidad, aspectos que mejoran la calidad de vida. Este taller se centra en enseñar y entrenar comportamientos específicos que permitan que los jóvenes aprendan a relacionarse correctamente con otras personas, favoreciendo el respeto hacia sus propios derechos y los de los demás, cambiando conductas inhibidas o agresivas, por otras más aceptables.

Los contenidos trabajados en este taller han ido desde las habilidades sociales básicas y avanzadas como han sido los saludos, las presentaciones, realizar cumplidos, aprender a decir no de manera asertiva, iniciar conversaciones, seguir instrucciones, etc. de manera muy práctica para ir siendo conscientes de cómo lo realizan, además de seguir observando los aspectos que debemos mejorar para enfatizar la importancia de transmitir y recibir los mensajes de manera óptima para que los procesos comunicativos sean más eficaces.

Estos entrenamientos en habilidades sociales se aprenden en el proceso de sociabilización, para el bienestar de la persona es decir, a través de la interacción con los demás, y son conductas necesarias para comunicarnos de forma efectiva y mutuamente satisfactoria.

Con este taller lo que se pretendía era reforzar todas las habilidades que los jóvenes tienen adquiridas y modificar aquellas que no se llevan a cabo de forma adecuada, con el fin de que expresen sentimientos y pensamientos sin generar malestar a las personas con las que interactúan. Queremos que aprendan a afrontar las situaciones de manera asertiva, evitando conductas pasivas, donde acceden a demandas de los demás por miedo a enfrentamientos.

Los/as integrantes del grupo se han mostrado bastante receptivos y participativos en las sesiones, reconociendo la importancia de la adquisición de todos estos comportamientos para facilitar y mejorar su  relación con el resto, obteniendo como resultado una mayor integración social.

Han entendido que todo lo que suponga una habilidad,  puede ser aprendida y desarrollada con la práctica, es decir, se puede entrenar para desarrollarla. Han sido conscientes de que debemos seguir mejorando estas destrezas para poder relacionarnos de manera más efectiva en todos los contextos sociales y laborales en los que tengamos que interactuar.

 

Proyecto cofinanciado por el Ayuntamiento de La Laguna y Bankia en.acción-Red Solidaria 2018.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *