Entre el 15 y 17 de junio de 2018, un grupo de quince jóvenes y tres educadoras realizaron una convivencia en la isla de La Gomera, la tercera llevada a cabo dentro del proyecto YO Quiero vivir mi propia vida y PUEDO. Un proyecto cofinanciado por la Obra Social La Caixa, Fundación CajaCanarias y el Gobierno de Canarias y que ha supuesto ya la cuarta edición del proyecto, con sus correspondientes variaciones con respecto a la primera y sucesivas ediciones, resultando todo un éxito en número de personas beneficiarias y resultados obtenidos.

El objetivo de la misma fue por un lado “reforzar la red social de apoyo a través de actividades dirigidas y planificadas por los chicos y chicas de la entidad y participantes en este proyecto“;  “trasladar los escenarios de relación y convivencia a diferentes espacios, poniendo en práctica habilidades y estrategias adquiridas”. Por otro lado, “poner en práctica, de forma inclusiva, actividades de ocio en otros entornos fuera de su espacio habitual de convivencia”. Todo ello permite fomentar las relaciones interpersonales entre ellos y la interacción con otras personas en entornos normalizados.

Durante ese fin de semana se propició la adquisición de aprendizajes significativos en contacto directo con entornos naturales:  mirador de Abrante, o La Laguna Grande, rutas guiadas en los centros de interpretación: “Centro de Visitantes-Juego de Bolas” en La Palmita, “Centro de Interpretación de la miel de palma” en Alojera  y “Centro de interpretación de alfarería-Las Loceras” en el Cercado. Además participaron en distintos eventos socioculturales normalizados, como el Festival Folclórico o el Baile de Magos, programados para ese fin de semana en el calendario “Fiestas de San Juan 2018” de Vallehermoso, entre las actividades más representativas.

La alta implicación del grupo en esta convivencia, puesta también de manifiesto en las dos anteriores,  se vio reforzada por la buena disposición de las personas que acompañaron las distintas rutinas, excursiones, visitas, y eventos culturales, motivando que los/as participantes pusieran en práctica distintas habilidades y destrezas personales en cuanto a convivencia, autonomía y responsabilidad. Importante destacar la labor de personas voluntarias que participaron, unas durante toda la convivencia y otras en momentos puntales y cuyo esfuerzo se vio traducido en una mayor calidad en los aprendizajes.

Los resultados de la vivencia han sido muy positivos en cuanto a la implicación y el alto grado de satisfacción que han demostrado los/as participantes, que supieron aprovechar esta oportunidad para mejorar las relaciones interpersonales de grupo, y para poner en práctica distintas habilidades y destrezas personales y enriquecerse de experiencias y vivencias de otras realidades.

Como punto final de la convivencia se les pasó a los chicos/as un “cuestionario de satisfacción”. En el mismo se refleja que el 100% del grupo dice que la experiencia; la relación con sus compañeros; las actividades de ocio; el trato de las educadoras; lo que han aprendido en la convivencia, así como las actividades guiadas llevadas a cabo en el entorno natural así como las actividades educativas realizadas han sido buenas.

Aprovechamos la ocasión para agradecer, tanto al Cabildo insular de La Gomera como al Ayuntamiento de Vallerhermoso la colaboración prestada, así como a todas las personas que de una u otra forma facilitaron que hayamos podido llevar a cabo esta magnifica experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *