El pasado 24 de abril de 2018, Guacimara propietaria de la frutería ecológica “KomeLocal” situada en el centro de La Laguna recibe a un grupo de 12 jóvenes de nuestra Asociación para impartir una charla sobre los productos de Km0 y ecológicos de su tienda. Todo ello desde el abordaje de las dimensiones de calidad de vida que se contemplan en el proyecto de vida independiente que se desarrolla de forma habitual en el entorno de una vivienda.

Los objetivos que se abordaron en el taller fueron los de conocer los productos ecológicos y el significado de Km0;  concienciar sobre el cuidado de la tierra y  apreciar la diferencia entre los productos ecológicos y  convencionales a través del olfato, gusto, forma y color.

Para llevar a cabo las actividades se mostró al grupo una variedad de frutas, verduras y otros alimentos a la vez que la ponente contaba curiosidades de cada uno de ellos y percibían el olor y sabor originario sin pesticidas u otros químicos. Todos estuvieron entusiasmados y expectantes, disfrutando al probar yogures artesanales de leche de cabra, de diferentes sabores, con granola (cereal), plátanos madurados en piña con una mayor cremosidad y sabor,  además de comer por primera vez  flores como la Borraja,  hojas de  menta poleo y caña de azúcar.

Para finalizar Guacimara, propietaria del local, nos sorprendió con la elaboración “in situ” de bizcochitos de zanahoria donde los jóvenes ayudaron en su preparación, teniendo el placer también de consumir el producto una vez elaborado.

Durante esta formación se afianzaron los conocimientos de los jóvenes sobre diversos contenidos que se vienen trabajando en los diferentes talleres y relacionados con el proyecto “YO Quiero Vivir mi propia vida y PUEDO”, concienciando además  sobre la necesidad de cuidar y respetar el Medio. Las actividades de este tipo, fuera del contexto habitual, hace que los participantes muestren más interés, donde no sólo exponen  y comparten lo que saben y conocen sino que muestran iniciativa por aprender más, haciendo preguntas constantemente, anotando incluso la receta del bizcocho para poder realizarla en los talleres de cocina, o los fines de semana en la vivienda, entre otras cuestiones.

Este tipo de experiencias  favorece la cohesión grupal a la vez que la interiorización de los aprendizajes, además de la motivación grupal, al ser tan vivencial y experimental.  Se observa además la importancia de continuar realizando propuestas de este tipo, donde el grupo sea el protagonista y participe de forma directa en las actividades trabajando sus habilidades, destrezas y competencias diversas.

Aprovechamos este espacio para agradecer a  Guacimara su dedicación y atención durante toda la formación, además de la cortesía de obsequiar al grupo con los bizcochos y resto de alimentos que ofreció para degustar durante el taller y sobre todo por la entrega en la labor que realiza.

Preparando los biscochitos

Degustando sabores y texturas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *