El  fin de semana que va desde el 23 al 25 de abril de 2018, desde el proyecto “YO Quiero vivir mi propia vida y PUEDO” los jóvenes de ASINLADI participaron de la propuesta de  “ocio nocturno” contemplada en esta edición del mismo y  que tiene por objeto reforzar las redes sociales de los/as jóvenes participantes del proyecto, en distintos contextos normalizados de carácter nocturno, favoreciendo  la inclusión participativa con colectivos de su edad, y poniendo en práctica sus capacidades comunicativas, organizativas y de toma de decisiones.

Teniendo como centro de interés sus inquietudes y motivaciones, los/as chicos/as optaron para el ocio nocturno del fin de semana por la propuesta del evento  “La hora del planeta”, un referente de participación activa social para jóvenes, programado para ese fin de semana en la plaza de la Concepción de La Laguna.

Con carácter medioambiental, ofertaba durante la tarde–noche del sábado, distintas actividades de contenido lúdico educativo creando un espacio dinámico  a través de talleres y conciertos dirigidos a concienciar a la población sobre los efectos del cambio climático y la importancia del ahorro energético.

La alta participación juvenil en otras ediciones de este evento, permitía prever la posibilidad de compartir y disfrutar con personas de su edad. Este hecho, así como la propuesta musical (regae y rap), fueron tenidos en cuenta por las/los chicas/os a la hora de tomar la decisión de participar del mismo, siendo también determinante su objetivo educativo ambiental, dirigido a la participación activa.

A primera hora de la tarde distintos talleres ofrecían la posibilidad de tomar parte en acciones creativas que invitaban a la reflexión sobre el planeta y el uso sostenible de recursos. Nuestros jóvenes decidieron participar de dos talleres: “Descubre una solución“, (búsqueda común de una solución creativa a un problema ambiental), y “Lámparas recicladas por el apagón” (decorar botellas plásticas transformadas en portavelas  que se usarian en el apagón posterior de luces), dinamizados por voluntarios del evento, que ofrecían tanto información, como materiales y recursos a los/as participantes. Tras los talleres, optan por dirigirse a la zona de conciertos donde disfrutan como público de distintas actuaciones musicales.

La sesión del rapero Ras Cuco fue impactante para el grupo, tanto por sus habilidades comunicativas y musicales, como por su mensaje directo y emotivo sobre las personas y su papel activo en la protección del planeta. Su música arrancó bailes y admiración, uniendo al grupo a través de un interés común, teniendo posteriormente la propia iniciativa de presentarse al cantante y tomarse fotos con él. Felicitan su actuación y le piden información de próximos conciertos, poniendo en práctica sus habilidades comunicativas.

 Vivieron con mucha intensidad este rato, agradeciendo que el rapero se interesara por conocer información sobre ASINLADI, y su propuesta de contactar con la asociación para realizar alguna actividad musical con el grupo.

Tras este buen rato, van al encuentro de los amigos invitados a la actividad de ocio nocturno del fin de semana, iniciativa  propuesta en el proyecto “YO Quiero vivir mi propia vida y PUEDO” para este año como novedad, y que constituye un elemento motivador para todos/as. Tras darles una buena acogida y contarles la experiencia que habían tenido hasta el momento, se mostraron deseosos/as de volver al escenario de actuaciones, disfrutando de la música y buen talante del público asistente rodeados de un excepcional ambiente festivo.

Durante el espacio de una hora se realizó un apagón general, llevado a cabo en más de 190 países a la vez. Escucharon el manifiesto de intenciones leído por los/as organizadores/as, decidiendo luego entre todos/as cenar en la Avenida Trinidad donde hacen unos bocadillos y hamburguesas buenísimos. Comparten muchas risas y complicidad como grupo durante este tiempo, y regresan a la zona de la Concepción a seguir disfrutando de los conciertos que quedan hasta que finaliza el evento a las 23:15. Tras pasar un rato hablando con sus amigos invitados, al terminar, deciden acompañarles hasta el punto acordado para dar por terminada su participación, antes de volver a la vivienda los que continuaban con el fin de semana.

El ocio nocturno de este fin de semana ha sido una experiencia muy motivadora y enriquecedora para los jóvenes, en la que han podido compartir con sus compañeros/as momentos de diversión en un ambiente lúdico y diferente, y ha quedado claro que participar de eventos musicales con el grupo, partiendo de intereses y gustos comunes, es todo en éxito, ya que favorece la cohesión grupal y las relaciones interpersonales entre ellos/as. Además, ofrece la oportunidad de manejarse en un contexto distinto de socialización con iguales, favoreciendo la inclusión, y dando la posibilidad de demostrar habilidades y capacidades personales de convivencia en un ambiente lúdico nocturno, divirtiéndose como cualquier joven de su edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *