¡Bienvenido 2015! Taller Gestiona tu Casa

Comenzamos el primer fin de semana de enero con las pilas puestas y los nuevos propósitos en la mente. Con los sentimientos y el disfrute de las fiestas en familia, acudimos a la casa a trabajar y disfrutar de la que  ahora, es también nuestra familia.
Nos ponemos en marcha. De entre los propósitos personales que cada uno se había establecido, todos tenían el propósito común de seguir aprendiendo y mejorando en las habilidades y destrezas que ya conocían necesarias para una vida independiente. 
Continuamos trabajando y mejorando en aspectos como la convivencia y el disfrute, lo cual siempre ha sido el mejor regalo del grupo; en hacer las camas, ya perfeccionando la ídea de que la sáana de arriba va al revés, y la apertura del nórdico hacia abajo (¡costó un poco comprender el motivo de ello, pero visto y entendido!); trabajar en la limpieza de las zonas comunes y los baños (¡mucho mueble en esta casa!), y perfeccionar en la cocina, lo cual requiere de más trabajo e implicación. Cortar, pelar, estar pendiente de que no se les queme la comida, conocer las recetas, conocer qué nos aporta nutricionalmente cada ingrediente… ¡uff, que duro trabajo realizan las madres cocineras, y qué rico queda todo!.
Hemos tenido espacio para aprender y conocer culturas nuevas a través de la comida, como el cuscús, o probar unas ricas lentejas ¡Para algunos era la primera vez que probaban atún (el cuál sabía a pollo¡) Para otros ha habido una pequeña lucha con las verduras y en esto ¡no hay escapatoria! Hemos tenido un rico y variado menú que les permite aprender a cocinar de forma sana y equilibrada. ¡En esta casa, nada de excesos!                              
Los fines de semana del mes de enero les ha permitido disfrutar de ocio con los compañeros. Fuera de la casa, han acudido al cine a ver “Noche en el museo 2”, la cual estuvo muy divertida y entretenida. También fueron a la Bolera ¡Lo siento chicos, pero la educadora ha ganado, hay que seguir entrenando! Asimismo, han compartido espacios en casa muy agradables, jugando al “Uno” (No hay quién pueda con Edey, ganador indiscutible!), o varios juegos de mesa disponibles en la casa.

El deporte, si también ha habido. El frío lagunero a veces nos da una tregua y nos permite ir a la cancha a echar partidos de baloncesto o brilé, echarnos unas carreras o hacer competiciones por parejas (¡hay parejas son son ya un gran equipo!). Pero, cuando el tiempo no lo ha permitido, no hemos parado y ha sido la zumba nuestro aliado para ponernos en forma.

Deporte, risas, compañerismo, trabajo duro y otras muchas cosas han constituido nuestro mes de enero. Ahora nos toca seguir avanzando para conseguir los objetivos. Sin prisas pero sin pausas.

¡¡Superando el primer trimestre del Taller Gestiona Tu Casa!!

Este curso 2014/15 ha comenzado con la puesta en marcha de un proyecto ilusionante y cargado de oportunidades de aprendizaje y vivencias para los alumnos, también para los educadores. Han empezado a convivir en una casa con sus compañeros y además están aprendiendo un sinfín de habilidades, que todos necesitamos. Por ello,el objetivo desde el equipo de educadores, es dar a conocer cómo se realizan las distintas tareas de la casa, y poco a poco ir evolucionando y mejorando en esas destrezas. Todo ello desde una metodología basada en el aprendizaje experiencial, manipulativo y de descubrimiento. 
Los alumnos durante este primer trimestre han conocido cómo se limpian baños o muebles, cómo se hacen las camas y recogen las habitaciones, cómo preparar un menú y hacerse cargo de ir a comprarlo, y cómo preparar comidas. También han tenido espacios para profundizar en la pirámide de alimentación y para estimar precios, a la hora de comprar productos. Algunos pensaban que un kilo de fruta podía costar 10 €, pero ¡gracias realidad!, se han dado cuenta y han aprendido cuánto cuestan de verdad los productos. ¡Por suerte para todos era más barato de lo que pensaban!. Asimismo se ha dedicado un poco de tiempo al cuidado y manipulación de la ropa. Han aprendido a doblar camisetas y pantalones, y a conocer cómo se cuelgan estos últimos en el armario. 
Poco a poco han quedado atrás aquellos revoltijos de ropa que dejaban en el armario. Pero no todo ha sido trabajo duro, ya que han tenido la oportunidad de conocerse  aún más y compartir experiencias fuera de la casa y del contexto habitual de Asinladi.
El proyecto comienza en octubre con muchos nervios por parte de los jóvenes. Para algunos es la primera vez que duermen fuera de sus casas, ¡lo cual pone nervioso a cualquiera!. Para otros es la primera vez que se enfrentan a una escoba o fregona, y al reto de dejar todo limpio. ¡Quién hubiese dicho que la escoba tuviese truco!. Para otros, hacerse cargo de ir al supermercado y comprar todos los alimentos necesarios para elaborar un menú para tantas personas, y para todo un fin de semana. De no saber qué producto elegir, cuánto cuesta, o dónde se localiza éste en el supermercado, se ha pasado a desenvolverse como pez en el agua. 

A medida que ha pasado el trimestre, los alumnos han adquirido muchas habilidades y destrezas que algunos se cuestionaban como imposibles. ¡Nunca hay nada imposible para ellos, siempre que tengan el apoyo necesario!. Con un poco de ayuda, de explicaciones y de cariño, todos han evolucionado en el arte de llevar adelante una casa, ¡y qué grande la casa!. Asimismo han tenido la oportunidad de tener grandes experiencias tanto dentro como fuera de esta. Para algunos era la primea vez que probaban cuscús; para otros, la primera vez que limpiaban un baño; para otros, la primera vez que acudian a un bar, a bailar y salir de fiesta. ¡Para todos ellos, ha habido una primera vez en algo!.
Cine, paseos por La Laguna, ver un partido de fútbol, ir al Museo de la Ciencia y el Cosmos, películas en casa con mantitas, juegos como el “Uno” (¡hay quién venía de casa con los trucos para ganar!), o “La Oca”, entre otras muchas cosas, han hecho que se estrechen  lazos, y que cada vez se les  haga más apetecible acudir a la casa a vivir, convivir y aprender. 
Pero no todo ha sido duro trabajo en caso y ocio con los compañeros. Tambien han tenido espacio para el deporte, para estirar nuestros huesos entumecidos del frío lagunero. Gracias a uno de los alumnos han podido conocer una cancha de baloncesto, que les ha permitido ir a realizar deporte. Baloncesto, actividades de coordinación y trabajo en equipo con pelotas, y hasta un brilé. Han sido muchas las actividades realizadas. Pero como se comentaba antes, el frío y la lluvia a veces no perdonan, y la actividad deportiva se ha tenido que realizar en la casa, con bailes de zumba. ¡A mover el esqueleto, que es lo importante!

En fin, que el primer trimestre en la casa ha sido toda una aventura de aprendizaje y diversión.

Continuamos el segundo trimestre, ya a punto de concluir, con muchas cosas aprendidas y otras tantas por mejorar. Eso si, con las ganas y la ilusión de poder seguir enfrentándose  a nuevos retos, siempre apoyándose  entre todos.