EL GRUPO DE AUTONOMÍA SE DESPIDE HASTA SEPTIEMBRE

El día 28 de junio las personas que han compartido en ASINLADI, con su participación en el programa de autonomía “Yo Puedo…”, nos hemos despedido para comenzar a disfrutar de nuestras vacaciones y descansar de este recorrido lleno de aprendizajes, retos, aventuras…
Eso sí, una despedida temporal, pues en septiembre volveremos a retomar la actividad. Que mejor manera de hacerlo que con la celebración de una fiesta temática organizada por nosotros/as mismos/as con el apoyo de las profesionales. Para ello se han organizado diferentes comisiones de trabajo, se ha hecho reparto de responsabilidades, se fue valorando con un cuadrante las cosas que habíamos conseguido y las que estaban pendientes, para ser conscientes de la necesidad de trabajar en equipo y asumir los compromisos para que el evento se desarrollara como estaba previsto. Partiendo de comprender el significado del trabajo en equipo y la unión para encaminarnos hacia un objetivo común.
Con la fiesta también se pretendía incluir todos los contenidos trabajados a lo largo del segundo período de ejecución del programa: reparto de tareas, trabajo en equipo, control y gestión del tiempo, manejo del dinero, uso de establecimientos en el entorno comunitario para la compra de los productos, comunicación interpersonal, establecimiento de acuerdos, toma de decisiones y asunción de responsabilidades…y como no, la parte emocional ¿cómo nos sentimos siendo protagonistas? Haciendo algo que nos gusta, que conseguimos entre todos/as. 
El resultado final ¿Cuál fue? Una fiesta dedicada a toda la música, decorada con globos y notas musicales, donde las personas se han vestido de diferentes maneras: hip-hop, años 70, rock, etc. Han escuchado diferentes tipos de música para vibrar con ella. 
Lo más importante, sin lugar a dudas lo que disfrutamos, compartimos, reímos hasta que llegó el momento de finalizar para dejar la sala tal y como estaba.

¿Pensaban que eso era todo? Pues no, al día siguiente para finalizar con el Taller de Manejo del Dinero y Gestión del Tiempo nos fuimos a dar un chapuzón donde las personas previamente habían escogido, al Parque Marítimo, para después compartir un almuerzo todos/as juntos/as.

NOCHE DE ALBERGUE Y SENDERO POR ANAGA

Dentro de nuestras actividades de Ocio y Tiempo Libre, el fin de semana del 22 al 23 de Junio, algunos chicos del programa de autonomía “YO PUEDO”, decidieron emprender una aventura en la naturaleza: pasar una noche juntos en un albergue, y hacer una caminata por el monte de Anaga.





Todo comenzó el sábado por la tarde. Con las mochilas cargadas de todo lo necesario (comida, ropa, juegos, etc), pero sobre todo de mucha ilusión, nos dirigimos hacia la carretera, camino del “Albergue Montes de Anaga”. 


Al llegar, tras soltar el equipaje y conocer las normas del lugar, nos repartimos las habitaciones, cuatro de nosotros en la habitación  “Chinamada” y otros tres en la de  “Chamorga”. Las vistas desde la habitación eran preciosas.


Tras repartirnos las tareas a realizar los dos días, fuimos a dar un paseo por los alrededores. ¡Qué frío hacía! Llegamos a un mirador cercano, desde el cual podíamos ver por un lado San Andrés y por otro Taganana.

Como hacía bastante viento y frío, decidieron volver pronto al Albergue. Una vez allí, preparamos entre todos las camas y según quedaron los cuartos preparados, bajamos al comedor. Dos de los chicos se encargaron de preparar la cena para el resto, y al finalizar otros dos se encargaron de recoger y limpiar.



















Entre tanto conocimos a unos compañeros vecinos del albergue, un grupito de senderistas muy simpáticos. Ellos se quedaban en la habitación “Las Carboneras”. Habían hecho ese día la caminata que íbamos a hacer nosotros, así que nos dieron algunos consejos.


Entonces comenzó… ¡la noche de juegos!

Al principio unos optaron por jugar al parchís, y el resto jugó al UNO. Nuestros vecinos se unieron a los juegos y pasamos un rato muy divertido.



Más tarde nos unimos todos e hicimos un juego de mímica y por último uno de dibujo. ¡Qué rápido adivinaban todo! Todos los chicos participaron en los juegos, y mostraron sus buenas habilidades tanto como intérpretes haciendo el juego de mímica, como de pintores.

























Llegado el toque de queda nos fuimos todos a dormir. Había que descansar para estar preparados para la caminata.



Por la mañana los otros chicos prepararon el desayuno, y un tentempié para llevar al pateo. Recogimos las habitaciones, nos preparamos, cogimos todo lo necesario y nos dirigimos hacia..¡El Bosque encantado!
Así llaman al sendero que realizamos, que lleva hasta el mirador de Cabezo del Tejo









                               Con las pilas cargadas y muchas ganas, comenzamos el sendero.

A mitad de camino nos encontramos con un obstáculo… ¡Había un árbol caído en medio del camino! Pero no nos impidió seguir, agarrando las ramas entre todos pudimos pasar y seguir nuestro pateo.





Después de sortear el obstáculo nos encontramos unas cuevas, y los chicos entraron a explorarlas.



Tras un largo recorrido, llegamos al mirador. Al principio había algo de neblina, pero mientras nos comíamos un sandwich para reponer fuerzas y bebíamos agua, el cielo se despejó, y pudimos ver el pueblo de Taganana, las increíbles montañas de Anaga y… ¡el Teide! 

 Ha sido una experiencia magnífica en la que, a parte de pasarlo en grande, divertirse, y disfrutar muchísimo, han demostrado sus capacidades tanto para hacer senderismo por el monte (a pesar de los obstáculos que puedan encontrar) como para llevar a cabo las tareas propias que conllevan pasar una noche en un albergue (preparar los cuartos, hacer la comida y después recoger y limpiar, etc).
Llegada la hora de la despedida, la pregunta de los chicos fue:

¿Cuándo repetimos?